Words Of Love

La cerveza y el vino de la cena hicieron que me durmiera apenas apoyé la cabeza en el asiento del colectivo.

Me desperté en la terminal de La Plata. Mejor dicho, me despertó Matías. El congreso había durado tres días. Tres días que me habían cambiado la cabeza. Pero ahora me encontraba de nuevo en la ciudad de las diagonales.

No tenía ganas de caminar y me tomé un taxi en la terminal. Ya había amanecido. El taxista también me hablaba del gol de Messi. Yo simplemente asentía o murmuraba alguna exclamación de compromiso. A esta altura no me interesaba. Solo quería llegar y acostarme en mi cama.

Al abrir la puerta me dí cuenta de que muchas cosas pueden cambiar en tres días, y ala vez todo sigue igual.

Sobre la mesa de la cocina, una caja de pizza con una porción adentro indicaba que anoche había habido una reunión de mujeres en mi casa.

Traté de no hacer mucho ruido para no despertarla. Pero apenas entré a la habitación ella se movió en la cama. Sin prender la luz me dijo:

Soledad[dormida]:

Hola! Cómo te fue?

YO[ eufórico]:

Bien, estuvo muy bueno. Aprendí muchisimas cosas. Te extrañ…

Soledad [interrumpiéndome]:

Que bueno.  Sabés que ayer la expulsaron a “Osito” de la casa de Gran Hermano?

YO[mudo]:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: